Valera, Jueves 24 de julio de 2014
El valor y la hidalguía de Eladio
12 de Febrero del 2011.
ROBERTH ANTONIO RAMÍREZ TORRES

       ¿Cómo no acompañar a Eladio Muchacho Unda y a todo su equipo en este duro trance que les ha tocado vivir y soportar?

       Primero, reconocer el valor y la hidalguía de Eladio Muchacho Unda, al venir desde donde estaba fuera, para presentarse, ponerse a Derecho, acompañar a su equipo preso, para el también vivir el mismo trago amargo que ellos estaban viviendo; no abandonarlos, no dejarlos solos, actuando como un padre amoroso, además de dar la cara y rendir las cuentas que hubiere que rendir.

       No esperaba menos de Eladio, cuando me enteré el 2 de febrero de lo que estaba ocurriendo, con los allanamientos y las detenciones, mi corazón me dijo que conociéndolo a él, estaba seguro que vendría a presentarse, aunque eso fuese correr el riesgo que hubiese que correr.

       De ahí que lo digo y lo reafirmo, Eladio nos ha dado un ejemplo, una lección de dignidad y honor a toda la sociedad en general, incluido nuestro mundo político en pleno, tanto del lado del Gobierno como del lado de la oposición. Que distinto y maravilloso sería este país y nuestra República Bolivariana de Venezuela si tanto en el Gobierno como en la oposición tuviésemos muchos Eladios.

       Eladio ha dado la más gloriosa lección fiel con nuestro glorioso himno nacional "Gloria al Bravo Pueblo", Eladio nos ha dicho con su ejemplo, al presentarse el solo, por sus propios pies, sin que nadie lo llevase. Eladio nos ha dicho a Trujillo y al país: ". la Ley respetando con virtud y honor".

       Tenemos muchos años (más de 30 años) conociendo a Eladio por su bondad, por sus sólidos principios éticos, su honestidad y por su vocación de servicio a la comunidad. Pero también, en términos políticos por su solidaridad y compromiso con las luchas de nuestro pueblo y de los pueblos de América Latina y del mundo.

       El aliado incondicional de aquellas nuestras luchas estudiantiles y comunitarias de los muchachos, adolescentes, que éramos a finales de los años 70 y comienzos de los años 80 del Siglo pasado, cuando ser Revolucionarios era mal visto, pero alto y noble mérito por lo extremado peligroso,

       Así, como también, Eladio nos acompaño en la solidaridad con Cuba, con Chile, con Nicaragua, con Haití, con El Salvador, con Palestina, y con todos los pueblos del mundo; nos ayudó a organizar aquí en Valera un capítulo de Amnistía Internacional, para que hiciéramos más efectiva nuestra solidaridad y presión por la libertad de los revolucionarios y presos políticos en todo el mundo.

       Pero también, el Eladio alma y bondad, el hombre que en su vida se ha esmerado en servir, a disfrutar y vivir la dicha de ser útil, a no dañar a nada ni a nadie, a cultivar el ser amoroso y bondadoso, al tenderle la mano y ayudar a todo quien lo ha necesitado, lo ha hecho y lo hace en silencio, sin divulgarlo ni buscar reconocimiento por eso.

       Y como buen cristiano y devoto de María Santísima, lo ha hecho más que por caridad, lo hace por amor al prójimo. Que también, como nos lo enseñó el Che Guevara: "El verdadero revolucionario está guiado por grandes sentimientos de amor a la humanidad".

       Quienes hayamos vivido siempre en Trujillo y que desde siempre hayamos estado luchando junto al pueblo sabemos de la trayectoria de Eladio, de su nobleza, de sus principios y de su firmeza contra la nefasta corrupción, tanto en el pasado como también en el presente. Así mismo, sabemos desde siempre de su amor a Valera y al estado Trujillo.

       Se necesita desconocer la vida de Trujillo, haber pasado tiempo sin vivir en nuestro querido terruño, y también se necesita no haber sido nunca antes revolucionario para no haber conocido a Eladio.

       En lo personal conozco a Eladio en las luchas desde hace más de 30 años, pero también lo conocí desde mi niñez, no en persona sino en la palabra y las historias contadas por mi padre Ángel Ramírez Plaza, quien también compartió luchas junto a Eladio mucho antes que yo, en aquellos gloriosos tiempos de Barrio A Juro o El Milagro, por mejorar los servicios y obtener las reivindicaciones de nuestra querida comunidad.

       Comparto todo esto en mi condición, de no más que un humilde ciudadano, un sencillo habitante de este pueblo, hijo de una familia del Barrio El Milagro, al que Valera y el estado Trujillo vieron crecer y hacerse hombre en la lucha revolucionaria, en el trabajo cultural y comunitario, cuando atreverse a ser revolucionario era atreverse a arriesgar el pellejo y dar la vida si era necesario.

       Así mismo en mi condición de militante de este proceso de nuestro Presidente Chávez, a quien desde el 4 de Febrero de 1992 le hemos apoyado y nos jugamos el pellejo en el Comité de Solidaridad con los presos de entonces, y recuerdo como el Dr. Eladio nos apoyó y nos permitió que Diario de Los Andes fuese nuestro bastión de información, y así asumo en este momento como en aquel entonces, lanzar mi palabra al viento como nos lo enseñó nuestro cantor del pueblo Alí Primera.

       Asumo atreverme a expresar mi palabra, sobre este caso, consciente de todos los riesgos que ello me pueda implicar, pero ante la injusticia no podemos callar, porque como nos enseña el Evangelio: "Anuncia, denuncia y pronuncia". No podemos callar ante la injusticia y no acompañar a Eladio y a su equipo no tendría perdón de Dios.

       Es la integridad ética y moral de todos, todos ellos que en su ser y en su alma son el testimonio de Eladio, trabajadores y trabajadoras, formados desde la calidad humana de cada una de sus familias, y son también la hechura, el modelaje que Eladio ha ido haciendo a imagen y semejanza del servicio, del bien y la virtud.

       Creo y tengo fe en que la justicia y el estado de Derecho van a triunfar, que la verdad saldrá a la luz, que tampoco se impondrá ninguna patraña, y se habrá de encontrar los acuerdos necesarios para que el Banco Bicentenario no siga retrasando los financiamientos y se puedan honrar los compromisos de Cumberland con las 114 familias que son víctimas de toda esta situación, como también lo es víctima dicha empresa, a partir de la intervención del Banco Central, hoy Banco Bicentenario."


Rating: 2.0/6 (1 voto procesado)

 
Farándula
¡De infarto!
 
Rss Wap facebook Twitter Add to Google
Rss Wap Facebook Twitter iGoogle
Obiturios
 
2002-2014 ©. Diario El Tiempo C.A. Todos los derechos reservados. RIF- J-30866572-0, Valera - Estado Trujillo, Venezuela
Prohibida la reproducción total o parcial de cualquier material de este diario sin la autorización expresa de los editores.
| Gerencia | Contáctenos | Sugerencias | Publicidad | Tarifas | Correo | Ayuda | Estadisticas