Logo de Diario El Tiempo C.A.

La octava colina

La morocota de oro

25 de Abril del 2013.

Segundo Peña Peña

       A principio de la época colonial, nuestro país careció de una moneda propia y por lo tanto, el metálico provenía del extranjero, especialmente español y mejicano. Este último estado introdujo en Venezuela monedas de plata y oro con una paridad de ocho reales el peso. Así tenemos que entraban al país monedas de 8-4-1-2-1/2 y 1/4 de real; de esta manera, este circulante se convirtió durante mucho tiempo en factor decisivo en un país que carecía de un sistema monetario oficial; mejor dicho, "la mayor parte, si no todo, del numerario venezolano procedía de Méjico, pues España tenía más interés en llevarse la moneda que en traerla".

       En el período de 1661 a 1678, las cajas de tesorería de Caracas enviaron a España remesas en moneda, montante a 545.400 pesos de plata y oro. Todo esto, originado del pago de impuestos, además del saqueo de las minas locales. A la par, circularon una serie de monedas de otros países, entre éstas, una moneda norteamericana que circuló legalmente en el país, como fue la morocota de oro, con un valor de twenty (veinte) dólares americanos, pero también circularon sus fracciones: La media morocota, equivalente a 40 ó 50 bolívares y el cuarto de morocota con un valor de 20 a 25 bolívares (llamada "chivita").

       El argot popular le dio disímiles apelativos: Doble águila, amarilla, mohosa, onza norteamericana y pelucona. Sobre el motivo de su nombre criollo, morocota, cuyo valor nacional era de 120 bolívares, viene de la palabra morocoto, que es el denominativo de un pez de forma redonda y color dorado, que abunda en el Delta del Orinoco.

       La acuñación en Estados Unidos de monedas de 20 dólares de oro, nace del desarrollo de una economía basada en el oro explotado en California. Fue autorizada el 03 de marzo 1849, con un peso de 516 gramos y Ley 900, teniendo la clásica doble águila y semejante a otra que se acuñaría en 1866, que tenía un lema y una corona. Estos rasgos se explican en la efigie de una Reina en el anverso y la inscripción: "Estados Unidos de América" rodeando la figura de la doble águila en el reverso (traducción del inglés, extraída de "Standard Catalog of World Coins" página 1297, de Chester L. Krause y Clifford Mishleros ).Por lo tanto, nos sorprende que Marco Antonio Martínez, autor de "Los Nombres de las Monedas Venezolanas", pp.346, ubique en una Ley del 18 de enero de 1835, las características de tal moneda; o sea, catorce años antes de su acuñación.

       La fecha de 1849, también nos fue confirmada por la Lic. María Antonia González, de la Sección de Numismática del Banco Central de Venezuela, como data de la pionera acuñación de la moneda llamada por nosotros "Morocota" (El nombre del Dólar se deriva de la moneda alemana thalers). Nos suponemos que la morocota debe haber entrado de inmediato al país, dado que un decreto del Congreso de Venezuela de 13/05/1834, admitía la circulación de monedas extranjeras, además de una autorización que data del 30-12-1830.

       Como dato adicional, enfatizamos que el dólar americano se creó por decreto del Congreso el 02 de abril de 1792 y existe un pormenor curioso, pues el signo que representa el dólar ($) fue tomado del peso duro español, incluyendo su precio:"Cada uno tendrá el valor de un peso duro español" (Sección 9 del decreto).

       En nuestras zonas rurales, los bandoleros se desvivían por las morocotas, esperando a los arrieros de mulas a campo traviesa para asaltarlos a mano armada. Los viajeros se valían de artimañas para resguardar su dinero, tal como compartimientos secretos en las sillas de montar y en los aperos llamados la gurupera (Sostén del rabo de las bestias) y a falta de entidades bancarias, enterraban las monedas de oro y plata en vasijas de arcilla con la mayor discreción posible, por lo que al morir sus dueños, aquellos haberes se convertían en los clásicos tesoros o botijas que ahora son hallados fortuitamente.

       Hoy día, la morocota tiene un precio exorbitante entre los numismáticos o coleccionistas.


TE PUEDE INTERESAR

2002-2017 ©. Diario El Tiempo C.A. Todos los derechos reservados. RIF- J-30866572-0, Valera - Estado Trujillo, Venezuela
Prohibida la reproducción total o parcial de cualquier material de este diario sin la autorización expresa de los editores.