Valera, Jueves 2 de Octubre de 2014
Análisis/ Economista Héctor Antúnez
Vivimos el resultado de las medidas económicas de los últimos años
***Este gobierno ha dado contramarchas, pero indudablemente tendrá que sentarse, porque su misma tranquilidad dependerá de eso, porque cuando la población no tenga acceso a los productos básicos se cansará y el gobierno no podrá seguir culpando a la empresa privada de no producir o de acaparar
15 de Mayo del 2013.
Crisis generan oportunidades
Antúnez finalizó diciendo que no hay que perder de vista las oportunidades. "Se dice que las grandes economías que han generado procesos de crecimiento han pasado por grandes crisis, y debemos tener claro que tras las crisis hay oportunidades y debemos buscarlas".
(CRIXMAR ROJAS) - "Este escenario no genera muy buenas perspectivas, tenemos consecuencias como la baja del poder adquisitivo y de la capacidad de producción de las empresas, el país está viviendo una caída en los niveles de producción con un aumento de los niveles de importación, y esto afecta lo que nosotros llamamos la salud económica del país. Tenemos ya acumulado 12 % de inflación en cuatro meses solamente, se anunció el aumento de precios de productos de primera necesidad como pollo y carne, y este aumento de productos regulados hace que la inflación no desacelere".

       Así comenzó su explicación el economista y reconocido docente Héctor Antúnez, quien citó a Oscar Garcés, presidente del Banco Venezolano de Crédito, quien habla de una inflación elevada con productos regulados, "con un índice de precios de 4,3 % en un mes, más alto que lo que presentan muchos países en un año, lo que quiere decir que la inflación va mucho más allá de los índices que publica el Banco Central de Venezuela".

       Profesor, ¿este escenario se veía venir a raíz de todas las medidas económicas que ha venido tomando este gobierno en la última década?

       -Indudablemente, ya que el programa asistencialista que implementó el presidente Chávez llevó a ayudar a mucha población de menores recursos a obtener un conjunto de bienes y servicios, pero también comprometió una cantidad de recursos que no los estaba generando el aparato productivo como tal. La producción de petróleo ha disminuido, según el Ministerio de Energía y Minas está por los 2 millones de barriles diarios, cuando la reserva y la capacidad de producción es mayor, aunque varios especialistas dicen que la capacidad de producción de Amuay no se ha podido recuperar al 100 %, y aunque los precios suban, los ingresos se estancan porque no hay más producción. Actualmente en el país hay mayor demanda y lamentablemente la economía no ha tenido la capacidad para generar los bienes y servicios que está demandando la población.

       Pero tampoco es que la oferta se ha mantenido igual mientras la demanda aumenta, es que la oferta ha disminuido.

       -Indudablemente la oferta ha disminuido, la capacidad de producción de las empresas se ha visto afectada por no poder acceder a las divisas, o a la materia prima, por el control de cambio, y tienen que acceder por mecanismos diferentes al oficial y eso aumenta los costos, por tanto bajan los niveles de producción. La demanda de los bienes básicos ha aumentado y así el gobierno se convierte en el principal importador de productos subsidiados, compra carne a Argentina o Nicaragua, compra pollos a Brasil, los compra a un precio y los vende por debajo del precio de costo.

       Así -continuó Antúnez- el gobierno se convierte en competencia de la empresa privada, con precios que no son atractivos para las empresas, se compromete el nivel de oferta, la capacidad de las empresas disminuye y no se satisface la demanda, y nos toca vivir este escenario de escasez.

       Ahora, esa baja mil millonaria en las Reservas Internacionales, ¿a qué se debe?

       -Se debe a la falta de liquidez que tiene el gobierno. No hay un pronunciamiento oficial para explicar qué ha pasado con las Reservas Internacionales, no han salido Merentes ni Giordani, a decir qué está pasando con las reservas y hay mucha especulación, pero indudablemente hay falta de liquidez en las arcas del gobierno y por ello el control de la divisas, se devalúa el tipo de cambio para conseguir dinero rápido, y junto a la devaluación de 46,5 %, el gobierno establece un modelo por subasta, cuyos precios se especula estaban entre 12 y 15 bolívares. Hablamos de un tipo de cambio de 4,30 en febrero a 12 o 15 en pocos meses. No hay divisas.

       Con todo este escenario. ¿Hacia dónde cree usted que vamos a llegar?

       -Pues aquí se tienen que aplicar ajustes y mecanismos, de corto y largo plazo, pero lo primero es tranquilizar al país, ya que la polarización política influye sobre todo y es clave generar tranquilidad y seguridad jurídica para la inversión, sin inversión el escenario es negativo, porque el Estado no tiene la capacidad para producir todo lo que se necesita en el país, no puede convertirse en productor de todos los bienes, y se tiene mejorar los niveles de producción, y para ello también se tiene que disminuir la polarización, sin amenazas de expropiación y sanciones.

       Ese es el deber ser, año tras año los economistas piden que sean tomadas las mismas medidas, pero vemos que el deber ser está por un lado y las medidas que se toman van en sentido contrario, con base en ese planteamiento, ¿se puede entrever que las medidas que nos han traído a este escenario han sido tomadas con esta finalidad? ¿Han sido intencionales?

       -Lo que vivimos hoy en día es el resultado de las medidas que se han tomado durante los últimos años, tal vez este clima de inseguridad no está relacionado con una medida específica, sino que obedece a un modelo económico político del gobierno del presidente Chávez, que gira hacia el sistema socialista. Tal vez el fin político esté por encima de los fines económicos, y desde el punto de vista del socialismo, podemos ver que las acciones del gobierno están orientadas hacia este fin y que por supuesto lograr ese fin político implica no aplicar las medidas orientadas al deber ser económico.

       Ahí está mi pregunta. Se piden estas medidas desde hace tantos años y luego se toman las contrarias, ¿hacia dónde vamos si seguimos por aquí?

       -Se han manejado algunos escenarios. La gente de Econométrica y Ecoanalítica han expuesto que de no cambiar el rumbo, lo que se espera es mayor inflación, mayor endeudamiento y mayor compromiso además de mayor debilidad de la economía, respecto de otros países. Lamentablemente lo que se plantea es que el modelo económico socialista está fracasado y ha venido fracasando en distintos países, y se tiene que enderezar ese rumbo. De continuar esta intervención del Estado en la actividad productiva privada, habrá menos solvencia de la economía frente a los compromisos internacionales, menos capacidad del aparato productivo y así la escasez tenderá a aumentar, eso generará menos seguridad para las empresas y será un círculo vicioso; los problemas se agravan, la oferta se contrae, la demanda no se satisface y se genera mayor presión sobre los precios y se forma el mercado negro de productos. El Estado no tendrá capacidad para producir todos los bienes, y no podrá seguir trayendo productos subsidiados ni mantener su política asistencialista. Llegará un momento en que el Estado dirá que no hay recursos y tendrá que detener las medidas asistencialistas, lo que generará mayor descontento en la población.

       Eso quiere decir que este tipo de situación económica no es sostenible en el tiempo, tiene que llegar a un punto de quiebre.

       -No es sostenible porque el gobierno tendría que ampliar su capacidad productiva y PDVSA más bien ha bajado sus niveles de producción, tampoco puede aumentar la política impositiva, porque genera efectos contractivos en la economía, tendrá que buscar otros mecanismos. No es recomendable que el gobierno mantenga este tipo de políticas económicas, que ya tienen más de diez años, y estamos viviendo el escenario de esas medidas ya.

       ¿Podría decirse que ya estamos tocando fondo?

       -Se dice que una economía nunca toca fondo, pero indudablemente el momento de caída se agravará hasta que se genere lo que nos puede dar un empuje para empezar el proceso de recuperación.

       ¿Qué podría generar ese empuje?

       -Seguridad jurídica, tranquilidad, paz y reconciliación política, la armonía entre el sector público y privado de la economía, si se logra bajar esos niveles de enfrentamiento, se puede generar mayor seguridad.

       ¿Y con un gobierno que no tiene esas intenciones?

       -Continuaríamos lamentablemente decayendo por la incapacidad de gobierno para seguir manteniendo las medidas que ha tomado. Este gobierno ha dado contramarchas, pero indudablemente tendrá que sentarse, porque su misma tranquilidad dependerá de eso, porque cuando la población no tenga acceso a los productos básicos se cansará, y el gobierno no podrá seguir culpando a la empresa privada de no producir o de acaparar.

       


Rating: 5.0/6 (1 voto procesado)

 
Zona Baja En Desarrollo
De nuevo al ruedo
 
Rss Wap facebook Twitter Add to Google
Rss Wap Facebook Twitter iGoogle
Obiturios
 
2002-2014 ©. Diario El Tiempo C.A. Todos los derechos reservados. RIF- J-30866572-0, Valera - Estado Trujillo, Venezuela
Prohibida la reproducción total o parcial de cualquier material de este diario sin la autorización expresa de los editores.
| Gerencia | Contáctenos | Sugerencias | Publicidad | Tarifas | Correo | Ayuda | Estadisticas