Amazonas reabre colegios públicos tras cinco meses sin clases

Redacción por 
 el 
Lun, 10 Ago | 2020
Comparte »
¿Te gusta?

Amazonas, que llegó a tener sus servicios sanitarios y funerarios colapsados por la pandemia de coronavirus, se convirtió este lunes en el primer estado de Brasil en reabrir sus colegios públicos tras cinco meses sin clases presenciales.

Cerca de 110.000 alumnos de la enseñanza media volvieron este lunes a sus pupitres en los escuelas públicas de Manaus, capital de Amazonas, que parece tener bajo control la COVID-19 tras meses de fuerte incidencia entre su población.

Amazonas, con cuatro millones de habitantes y fronterizo con Colombia, Venezuela y Perú, registraba hasta este domingo 3.359 muertes y 106.950 casos confirmados de la enfermedad.

La tasa de mortalidad relacionada con el nuevo coronavirus en Amazonas es de 81 cada 100.000 habitantes, muy superior a la que registra todo Brasil (48,1), según datos del Ministerio de Salud.

No obstante, la situación epidemiológica en esa vasta región situada en el corazón de la Amazonía mejoró hace varias semanas y ahora se mantiene estable, incluso con la flexibilización de las medidas de distanciamiento social iniciada en junio.

El menor aumento en el número diario de casos y muertes llevó a las autoridades de Amazonas a reabrir los colegios públicos de forma progresiva, decisión que llega un mes después de que las escuelas privadas de la región retomaran sus actividades también de forma presencial.

El próximo 24 de agosto se incorporarán los alumnos de enseñanza fundamental de la red pública, aunque solo los que estén matriculados en Manaus, pues para los estudiantes del interior de Amazonas aún no hay una fecha prevista para el regreso a las aulas y tendrán que continuar con las clases de manera virtual.

Para minimizar los nuevos contagios, el Gobierno de Amazonas informó que ha invertido unos 10 millones de reales (casi 2 millones de dólares) para readaptar los colegios, con la instalación de pilas y dispensadores de alcohol en gel para lavarse las manos, entre otras medidas. Las autoridades también se han comprometido a distribuir máscaras de tela reutilizables entre los alumnos, que irán en días alternados para evitar aglomeraciones.

El retorno de la enseñanza presencial en los otros 26 estados de Brasil está marcado por la incertidumbre.

Más que una cifra
El ministro de Salud de Brasil, el general Eduardo Pazuello, lamentó este lunes en Río de Janeiro las más de 100.000 muertes que ha dejado la pandemia del coronavirus en el país, pero dijo que no es un número el que hace la diferencia.

“No es un número que marcará la diferencia. No es 95.000, 98.000 o 101.0000 lo que marcará la diferencia. Lo que marca la diferencia es cada brasileño que se pierde”, aseguró, durante la inauguración de una unidad de apoyo para el COVID-19 en la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz).

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.