Evo Morales estaría dispuesto a ir a un eventual balotaje

Redacción por 
El Nacional
 el 
Jue, 24 Oct | 2019
Comparte »
Fotografías por 
Cortesia
¿Te gusta?

El presidente de Bolivia, Evo Morales, aseguró que irá a una segunda vuelta si no logra ganar en primera.

Sin embargo, se mostró confiado sobre que el recuento final le dé la victoria sin esperar a otra ronda.

Las declaraciones del presidente se producen después de que el miércoles la Organización de los Estados Americanos (OEA) instara a una segunda ronda pase lo que pase con el cómputo de esta primera, con el fin de despejar las sospechas de un fraude electoral.

“Si no ganamos con menos de 10%, vamos a respetarlos”, declaró Morales.

A 98,42% del escrutinio, Morales, candidato a la reelección por el Movimiento al Socialismo, tiene 46,83% de los sufragios por 36,7% del opositor Carlos Mesa.

El mandatario boliviano supera en 10,13% de votos a su principal rival en las urnas, con lo que ganaría en esta primera ronda.

El sistema electoral boliviano da la victoria al candidato con al menos 50% más uno de los votos o 40% con 10 puntos de ventaja sobre el segundo. Pero, si no alcanza estos porcentajes, los dos más votados van a segunda vuelta.

“Si el resultado final dice que vamos a segunda vuelta, vamos a ir al igual que si el cómputo final dice que no hay, vamos a respetar”, proclamó el mandatario.

Carlos Mesa dijo que se trata de un “fraude gigantesco”. Advirtió que no reconocerá un resultado que no le lleve a una segunda ronda con Morales.

El mandatario boliviano instó a la OEA a que evalúe la misión de observadores enviada a Bolivia para estos comicios. A su juicio, nadie ha demostrado un fraude del que ya se alertaba desde antes de la votación.

“No quiero pensar que la OEA ya está con golpe de Estado, golpe de Estado interno y externo”, dijo. Añadió que este organismo “debería evaluar a la misión también”, en referencia a los observadores.

Morales esgrimió como prueba de este golpe el anuncio del Comité Cívico Pro Santa Cruz, un movimiento ciudadano de la mayor región del país, de que no le reconocerá como presidente aunque gane las elecciones.

“Me sorprende que hay un presidente posesionado, otro por posesionarse. Es la mejor prueba del golpe de Estado. Esto es no respetar la Constitución, solo genera violencia”, expresó.

El proceder del mandatario boliviano

El candidato a la reelección por un cuarto mandato consecutivo, en el poder desde 2006, se refirió a Mesa con calificativos de “cobarde” y “delincuente”. Le acusó de pagar a jóvenes para instigar incidentes como los que desde el pasado lunes se producen en el país en protesta por un supuesto fraude.

Morales reconoció “algunos errores” en más de 13 años de gobierno, que le pudieron restar votos en esta ocasión, que en las tres anteriores ganó holgadamente con hasta 64%.

“Reconozco algún desgaste, internamente hay diferencias, hay algunos resentidos”, comentó.

“No aceptan que un indio sea presidente, ese es nuestro delito”, criticó Morales, el primer presidente indígena salido de las urnas en Bolivia y uno de los pocos en la historia de América Latina.

 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.