La violencia policial del año 2020 fue superior a la violencia delincuencial en el estado Trujillo

Redacción por 
Prensa OVV Trujillo
 el 
Dom, 17 Ene | 2021
Comparte »
Fotografías por 
Cortesia
¿Te gusta?

En el año 2020 el estado Trujillo se ubicó en el puesto número 14 dentro del ranking nacional de estados más violentes con una tasa de 37 muertes violentas por cada 100 mil habitantes. Sin embargo, dos de los 20 municipios que lo conforman, siguen figurando entre los 10 más violentos del país con tasas muy elevadas: Andrés Bello con 312 y la Ceiba con 153 decesos violentos por cada 100 mil habitantes.

Las altas tasas de estos municipios se corresponde con la configuración de la violencia rural en el eje panamericano de la zona baja del estado Trujillo, la cual ha sido históricamente la zona más violenta de la entidad, convirtiéndose en un centro de operación de bandas criminales que actúan imponiendo control territorial.

En el Informe Regional Anual de Violencia 2020 del Observatorio Venezolano de Violencia Trujillo (OVV Trujillo) se expone que la entidad presentó una tasa de 37 muertes violentas por cada 100 mil habitantes, de las cuales en promedio 12,9 fueron homicidios perpetrados por delincuencia común o bandas organizadas; 13,2 por resistencia a la autoridad y 10,9 se corresponden a “muertes en averiguación”.

Explica Johny Humbría, coordinador (OVV Trujillo), que la violencia policial predominó entre los tipos de muertes violentas.  “Del total de muertes violentas registradas en la entidad, es decir, 256, el 34% fueron homicidios, 36% por resistencia a la autoridad y el 30% restante se refiere a las muertes en averiguación. Como se observa, las muertes por resistencia a la autoridad superaron este año a los otros dos tipos de decesos”.

El informe del (OVV Trujillo) indica que los enfrentamientos entre miembros de bandas delictivas con funcionarios pertenecientes a diferentes cuerpos de seguridad del Estado, arrojan saldos fatales en la mayoría de los municipios del estado Trujillo. Las causas son diversas, siendo las más comunes los enfrentamientos policiales con delincuentes interceptados en flagrancia realizando robos o extorsiones; o cuando son interceptados con solicitud de captura por los tribunales de justicia y éstos se resisten a su captura. También se conocen hechos de abuso de autoridad donde testigos oculares no denuncian por temor a represalias.

En el informe se destacan otras manifestaciones de violencia, entre ellos la violencia autoinfligida, la violencia intrafamiliar y las extorsiones.

En relación a los suicidios, acotó Humbría que: “Entre enero y diciembre del 2020, se registraron 36 casos de suicidios en Trujillo, ubicándolo como el segundo territorio con más casos de violencia autoinfligida”, constituyendo el 12,9% del total de casos nacionales.

Señala Humbría, que una de las hipótesis que se maneja sobre el incremento de los suicidios en la entidad al cierre del año 2020, es debido al confinamiento producto de la cuarentena decretada por el gobierno nacional motivada por la pandemia del coronavirus.

Extorsión

La extorsión es otra de las manifestaciones de violencia más recurrentes en el estado Trujillo, cobrando cada vez más relevancia la articulación de las bandas delictivas de la región, indica el informe.

Anteriormente estas expresiones de violencia se concentraban puntualmente en los municipios fronterizos del eje panamericano de la zona baja del estado y en Boconó. Sin embargo, en el año 2020 se extendió a los principales municipios del estado como Valera y Trujillo.

En el 2020 tasaron su extorsión en dólares para no secuestrar a sus víctimas, asesinarlas o involucrarlas en presuntos procedimientos de drogas, indicó Johny Humbría, coordinar del OVV Trujillo.

Violencia por municipios

Nueve municipios presentan las tasas de muertes violentas más elevadas del estado Trujillo, superando la tasa regional y la tasa nacional de 45,6. Se trata de los municipios que constituyen el eje panamericano: Andrés Bello, Bolívar, La Ceiba, Miranda, Monte Carmelo y Sucre,. A los que se les suma Escuque, Motatán y Pampán que ingresan en esta condición, por los hechos de violencia registrados en el 2020.

Los once municipios restantes presentaron tasa de muertes por violencia por debajo de la tasa regional y la nacional. Inclusive, en algunos sólo se lograron identificar decesos violentos. Sobresaliendo el municipio Juan Vicente Campo Elías, donde no se registraron muertes violentas de acuerdos con los datos recabados.

Una de las conclusiones más resaltantes del es que la violencia en la entidad trujillana está estrechamente relacionada con la implementación del modelo social, económico y político que impera en Venezuela, el cual permite a las organizaciones criminales actuar impunemente en el territorio.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.