Los carros abandonados el símbolo de la tragedia venezolana

¿Te gusta?
¡Si me gusta!

Puntos: -6

Usted votó
‘que si te gusta’

Los servicios públicos están fallando. El poder y el agua se encienden solo de manera intermitente en muchas ciudades. Los hospitales y las escuelas luchan por brindar atención básica. Ahora aquí hay otra señal del colapso de Venezuela: miles de automóviles yacen abandonados en las calles. Caracas es una sala de exposición de reliquias dignas de museo, modelos que datan de la década de 1980 a principios de la década de 2000, cuando la fabricación y las importaciones comenzaron a caer en picada. Algunos carecen de ventanas y neumáticos. Algunos están cubiertos de sábanas, como cadáveres.

Según Omar Bautista, presidente de la Cámara de Productores de Automóviles de Venezuela, el mercado estuvo inactivo o abandonado en todo el país hasta mayo de este año, más de 1.5 millones de automóviles. Ese porcentaje se ha duplicado en dos años.

La fabricación de automóviles ha seguido al resto de la economía bajo el gobierno socialista del presidente Hugo Chávez y ahora Nicolás Maduro: la producción ha caído un 99 por ciento desde 2009, y se redujo a la mitad durante el año pasado a solo 452 automóviles en 2019. Dos tercios de los automóviles en funcionamiento están en tiene menos de 15 años, pero la industria produce solo el 10 por ciento de las piezas de repuesto que hizo hace una década.

En el país, los carros abandonados se encuentran en barrios y zonas residenciales, símbolos nostálgicos de la trágica transformación de la ciudad de la capital culturalmente viva y vanguardista de una nación rica en petróleo a un laberinto sombrío y atrasado de negocios cerrados y edificios vacíos .

Después de años de profunda crisis económica, el gobierno socialista ha aliviado recientemente los controles de precios y los altos impuestos a las importaciones, dando a las empresas privadas algo de espacio para operar, al menos por ahora. A medida que millones de venezolanos reciben remesas de miembros de la familia que han migrado, el país está experimentando lo que los analistas llaman una “dolarización anárquica”, lo que ha dado a algunos aquí una sensación de relativo bienestar. Sin embargo, la inflación sigue siendo una de las más altas del mundo, miles de niños siguen desnutridos y los economistas dicen que el PIB se ha contraído más del 30 por ciento este año.

Incluso para los afortunados caraqueños que han podido crear sus propias pequeñas burbujas de normalidad, sus oasis para hacer frente (clubes privados, restaurantes elegantes, estudios de yoga, espectáculos de comedia) no tienen escapatoria.

En el momento en que regresan a la calle, chocan con recordatorios ineludibles de que esta ya no es una ciudad normal, y ya no llevan una vida normal.

Están en Caracas, donde el metro apenas funciona. Donde los maestros, farmacéuticos y médicos apenas pueden permitirse reparar sus autos rotos. Donde el 40 por ciento del sistema público de autobuses no funciona y donde los pasajeros apenas pueden pagar la tarifa de todos modos.

Donde los automóviles abandonados rondan las calles en ruinas como fantasmas, vestigios de lo que alguna vez fue.

Sáb, 14 Dic | 2019

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.