Los liberales sacan a la izquierda del Congreso en Argentina

Redacción por 
 el 
Lun, 15 Nov | 2021
Comparte »
Fotografías por 
Cortesia

El oficialismo argentino perdió en las principales provincias de las elecciones legislativas de este domingo 14 de noviembre, cuando se renovaban la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado. El presidente Alberto Fernández deberá negociar con la oposición los proyectos de ley que deba mandar al Congreso.

La participación electoral rondó el 71% de los 34 millones de ciudadanos habilitados para votar, cifra que mejoró el 66% de las primarias del pasado 12 de septiembre, pero es peor que rondas electorales de otros años. El voto es obligatorio, aunque la multa por no asistir a las urnas es insignificante (menos de un dólar).

Estas elecciones se conocen como "midterms", ya que marcan un termómetro electoral para el Gobierno a mitad de su mandato. Conocidos los resultados, el mapa político argentino se ha reconfigurado y el Congreso tendrá mayores dificultades para aprobar próximas reformas, así como un eventual acuerdo de renegociación de la deuda con el FMI.

Victoria de la oposición en todo el país

En la renovación de la mitad de la Cámara de Diputados, el Frente de Todos -el bloque peronista controlado por el kirchnerismo- quedó nueve puntos por detrás de la oposición, mientras que para reemplazar a un tercio de los senadores perdió por 20 puntos. Esto significa que el peronismo perderá el control del Senado, donde tenía cuórum propio desde el regreso de la democracia en 1983. La vicepresidenta del país, Cristina Fernández de Kirchner, es una de las grandes damnificadas dado el rol de liderazgo que tiene en la Cámara Alta. 

El principal bloque opositor es Juntos por el Cambio, en su minuto dirigido por el expresidente Mauricio Macri.

La victoria más importante de Juntos por el Cambio, se dio en la Ciudad de Buenos Aires, donde la oposición, comandada por la exgobernadora María Eugenia Vidal, alcanzó un 46,98% de los votos. Este resultado prácticamente duplicó al oficialismo liderado por Leandro Santoro, que se quedó con un 25,10%.

En un clima de festejo en el búnker de Juntos por el Cambio, la candidata vencedora  afirmó que esta es una "noche de esperanza" y que "millones de argentinos en todo el país dijeron basta y derrotaron la tristeza, la frustración, el enojo. Dijeron 'acá estamos': esta noche el triunfo es de ustedes".

También en Córdoba, Juntos por el Cambio se impuso con una holgada mayoría con un 54,06% de los votos frente a un escueto 10,48% del oficialismo. Estos datos son claves al tratarse del segundo distrito electoral más grande del país, aunque también uno de los más antiperonistas.

El oficialismo remonta en Buenos Aires

Una de las grandes sorpresas de la noche, y que hizo que la derrota no supiera tan amarga para el Gobierno, fue el recorte de los puntos en la provincia de Buenos Aires. Juntos por el Cambio de Diego Santilli obtuvo el 39,87% de los votos, frente al 38,50% de la peronista Victoria Tolosa Paz.

Con estos resultados, se achicó la diferencia de casi cinco puntos de las primarias de septiembre a apenas 1,3 puntos. Y, lo más importante, estos porcentajes implicaron un "empate técnico" entre ambos partidos, por lo que cada uno se quedó con 15 de las 35 bancas a diputados nacionales.

Sin embargo, hubo contundentes derrotas en bastiones justicialistas como Santa Cruz, provincia donde nació el kirchnerismo en los años 90. Con esta pérdida acaba un mandato de más de 30 años en la región, cuyo poder actualmente estaba en manos de Alicia Kirchner, hermana del fallecido expresidente Néstor Kirchner.

Tras conocerse la derrota, el presidente Alberto Fernández llamó a que hubiera una "oposición patriótica" y admitió que su gobierno había cometido "errores". También aseguró que "hoy empieza la segunda parte de su Gobierno" y volvió a criticar duramente a su antecesor en el cargo, Mauricio Macri, por la deuda con el FMI.

Las principales sorpresas de la elección

Además de Juntos por el Cambio, los grandes vencedores de la elección fueron los liberales. En particular, el mediático economista Javier Milei que quedó tercero en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires con más de un 17% de los votos. El candidato calificó los resultados de su elección como "gesta histórica".

Su coalición política Avanza Libertad nació en septiembre de 2020 y ya logró sacar 10 puntos de ventaja al Frente de Izquierda fundado hace 10 años. Con estos resultados, Milei se aseguró un puesto como diputado en el Congreso y ya anunció que recorrerá el país pensando en una elección presidencial para 2023.

La otra gran noticia de la jornada fue la ausencia de la vicepresidenta Fernández de Kirchner del búnker del Frente de Todos, a pesar de ser fiel asistente tras todas las elecciones. La mandataria aseguró, a través de sus redes sociales, que le habían indicado "reposo" por la intervención quirúrgica realizada 10 días atrás.

Los resultados electorales también supusieron una gran derrota para la vicepresidenta, quien dejará de tener cuórum propio en el Senado. Esto implica que ya no contará con la mayoría como en los últimos dos años, por lo que estará obligada a negociar con la oposición para dar luz verde a las leyes que envíe el Ejecutivo.

El futuro de la Argentina tras los resultados

Tras darse a conocer los resultados, uno de los primeros anuncios del Gobierno fue el de que presentará un plan económico plurianual al Congreso. Este busca refinanciar la deuda de 45.000 millones de dólares con el FMI y mejorar las expectativas de un país ahogado por la inflación, el desempleo y la pobreza.

La derrota supone un duro golpe para el Gobierno de Alberto Fernandez, cuya popularidad está actualmente en torno al 30%. Para el analista argentino Jorge Fontevecchia, "estamos ante el fin del poder. Ninguna de las grandes coaliciones ni ninguno de los líderes tiene control de la situación que puede producirse de acá al futuro", dijo al periódico Perfil. 

Además, aseguró que "van a salir disputas no solo entre las coaliciones sino también entre los integrantes de las mismas. Cristina no puede poner un candidato en el 2023, Alberto no puede ser reelecto pero, al mismo tiempo, el peronismo tiene dos ligas de gobernadores que están enfrentadas entre sí".

La periodista de PAUTA y corresponsal en Buenos Aires, Gabriela Valenzuela, comentó en Primera Pauta cómo muchos analistas coinciden en que "la clave de estas elecciones es el día después: qué va a pasar con la dupla de Cristina y Alberto, relación que está prácticamente rota desde la carta que se publicó la vicepresidenta tras las primarias. A lo que se suma qué sucederá con el dólar blue, que la semana pasada llegó a máximos históricos".

El analista internacional de PAUTA John Müller aseguró que lo del Senado "es una derrota importantísima para el peronismo, porque no habían perdido esta institución desde 1983". Agrega que esto "les había permitido ser hasta ahora la clave de bóveda donde los distintos senadores peronistas que representan cosas muy diferentes tenían una trascendencia clave en la vida política porque manejaban esta institución".

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.