Murió el líder de un grupo antimascarillas tras contraer covid-19

Redacción por 
 el 
Lun, 30 Ago | 2021
Comparte »
Fotografías por 
Cortesia
¿Te gusta?

Un mes después de haber ingresado al hospital, el sábado pasado murió Caleb Wallace a causa de covid. El hombre era reconocido por ser el líder del grupo Defensores de la Libertad que había organizado una campaña en contra del uso de mascarillas en Estados Unidos.

Según informó su esposa Jessica, Wallace falleció al contagiarse de coronavirus. “Caleb murió en paz. Vivirá siempre en nuestros corazones y mentes”, escribió la mujer en la página GoFundMe, donde inició una campaña para pedir la ayuda económica necesaria para poder afrontar los costos del tratamiento médico.

El 4 de julio del 2020, Wallace, quien tenía 30 años y era padre de tres nenas, organizó una protesta en la ciudad de San Angelo, en el estado de Texas, donde los participantes portaban carteles en contra del uso de tapabocas y de los cierres de negocios. Los manifestantes además rechazaban las evidencias científicas sobre el covid-19 y la cobertura que los medios de comunicación le daban al tema.

En abril, el líder de la campaña en contra del uso de mascarillas faciales, quien estaba esperando el inminente nacimiento de su cuarto hijo, había escrito una carta dirigida al distrito de San Angelo para exigir que se anularan todas las medidas de prevención contra el coronavirus.

Jessica detalló al sitio Go San Angelo que su esposo comenzó a sentir síntomas de Covid-19 el pasado 26 de julio, pero se negó a hacerse el testeo o ir al hospital. En su lugar, ingirió una gran cantidad de dosis de vitamina C, píldoras de cinc e ivermectina, un medicamento antiparásitos que los expertos pidieron a la población que no usaran para contrarrestar los síntomas de coronavirus.

El 30 de julio, Wallace, quien solía aparecer de forma recurrente en los medios locales para expresar su rechazo a las medidas contra el covid-19 que se aplicaban tanto en el estado de Texas como a nivel nacional, ingresó a la sala de emergencias. Y desde el 8 de agosto, estaba inconsciente y respiraba con ayuda de un respirador artificial.

Un día antes de su muerte, Jessica había dedicado un emotivo mensaje a su esposo en las redes sociales. “Era un hombre imperfecto, pero amaba a su familia y a sus hijas más que a nadie. A quienes le deseaban la muerte, lamento que sus puntos de vista y sus opiniones los hayan lastimado. Recé para que pudiera salir de la enfermedad con una nueva perspectiva y un mayor respeto por la vida. No puedo decir nada más porque no puedo hablar por él”, manifestó.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.