Periodista Colombiana habla sobre venezolanas que quedan embarazadas en su país y es señalada de xenófoba

Redacción por 
Vicmara Godoy
 el 
Vie, 14 Jun | 2019
Comparte »
Fotografías por 
Cortesia
¿Te gusta?

Un artículo de opinión publicado por parte de la periodista Claudia Palacios en el diario El Tiempo en el que critica a las migrantes venezolanas por quedar embarazadas, lo tildan de xenófobo.

¿por qué las personas con el futuro absolutamente incierto, con un presente de mera supervivencia, traen hijos al mundo a padecer peor que sus padres?, se preguntó la comunicadora.

Palacios citó cifras de Migración Colombia, organismo que ha registrado el nacimiento de 20 mil bebés de padres venezolanos durante los últimos dos años y medio. "Una tasa de natalidad que supera a la de los colombianos en Barranquilla y Maicao".

La periodista destacó que su país está haciendo grandes esfuerzos para recibir el éxodo, pero "si ustedes se siguen reproduciendo como lo están haciendo, sería aún más difícil verlos como oportunidad para el desarrollo que como problema".

Rápidamente en redes sociales otros reaccionaron contra el artículo. La comunicadora LuisaKislinger‏ sostuvo que no se puede generalizar que en Venezuela los hombres y mujeres planifican embarazos para obtener beneficios sociales, «tampoco se puede afirmar que eso aumentó el embarazo adolescente cuando este es un problema antiguo que arrastra casi toda la región». 

Por su parte, una tuitera alertó que este tipo de opiniones podrían aumentar la xenofobia, pues "el enfoque debió ser las políticas pública de atención y prevención. Sólo las mujeres pueden decidir sobre sus cuerpos. Bienvenidas Venezolanas".

Veinte mil bebés de padres venezolanos han nacido en Colombia durante los últimos dos años y medio, según cifras de Migración Colombia. Una tasa de natalidad que en ciudades como Barranquilla y Maicao supera la de los colombianos. Cada vez que veo un venezolano en las calles pidiendo dinero con un bebé en sus brazos, me pregunto por qué las personas con el futuro absolutamente incierto, con un presente de mera supervivencia, traen hijos al mundo a padecer peor que sus padres, pues los niños quedan más expuestos a sufrir secuelas para siempre si aguantan hambre, frío, calor, discriminación, etc.

Una vocera de Plataforma Proyecto Venezuela, quien hace unos días recogió en Chocontá a 3 migrantes venezolanas embarazadas, de 13, 17 y 22 años, que venían caminando desde Cúcuta, dos de ellas desnutridas, me dice que el problema es enorme.

Las cifras lo confirman: de 2017 a 2018 aumentó en 151 % la atención a niños, niñas y adolescentes en el ICBF; en 220 %, a mujeres; y en 150 %, los casos de restablecimiento de derechos a hijos de venezolanos. Y en Profamilia aumentó en 148 % la atención a venezolanas en zonas de frontera en lo que va del año. Todo esto es insuficiente, pues la mayoría de los migrantes no saben cómo acceder a estos servicios, que además ya están colapsados, y muchos creen que en Colombia es como en su país.

“Mientras los colombianos se van a vivir juntos y compran un perro, los venezolanos nos juntamos o casamos para tener hijos porque por cada hijo recibimos plata”, explica una migrante. Claro, son los incentivos perversos de las famosas Misiones de los gobiernos Chávez-Maduro, como Madres al Barrio, que daba dinero a madres cabeza de hogar y a madres solteras, lo que incluso generó un cambio demográfico en Venezuela, pues aumentó la tasa de natalidad entre las adolescentes", escribió Palacios.

Así mismo dijo que "¿por qué las personas con el futuro absolutamente incierto, con un presente de mera supervivencia, traen hijos al mundo a padecer peor que sus padres?.

Pero, queridos venezolanos, acá no es como en su país, y qué bueno que no lo es, pues a punta de subsidios el socialismo del siglo XXI convirtió en paupérrimo al más rico país de la región. Así que la mejor manera de ser bien recibidos es tener conciencia de que, a pesar de los problemas internos, Colombia se las ha arreglado como ningún país para recibirlos, pero si ustedes se siguen reproduciendo como lo están haciendo, sería aún más difícil verlos como oportunidad para el desarrollo que como problema".

Señaló que el Gobierno debe hacer del control de la natalidad en venezolanos una prioridad de su estrategia migratoria, aunque los recursos sean escasos. "Ya veremos si el efecto Angelina (Jolie) aumenta y agiliza las donaciones". Entre tanto, insto a los lectores a hacer su aporte en vaki.co/vaki/valientesgestantes, una iniciativa de Acnur, la embajada de Austria y Fecolsog, para crear una unidad móvil para atender a venezolanas gestantes y proveer métodos de planificación familiar a los migrantes.

Además señaló que este tema se va a venir pronto una polémica, pues el Gobierno, la Procuraduría, la Registraduría y la Defensoría están trabajando en una resolución que permitirá que los niños de padres venezolanos nacidos en Colombia obtengan la ciudadanía colombiana, algo que no está permitido por la Constitución, pero para lo cual la Corte abrió un camino recientemente.

"Algunos dirán que esto va a incentivar la llegada de más migrantes a reproducirse en Colombia, pero me aseguran que no será así porque cuando la gente emigra lo hace para no morirse de hambre, no para tener legalidad; y porque otorgar nacionalidad no genera más costos de los ya contemplados, ya que aunque no la tengan se les está dando salud y educación. Es otra generosa solución de Colombia a un problema originado por el gobierno de Maduro, que ni siquiera les da documentos de ciudadanía a sus propios ciudadanos", expresó la periodista.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.