Presentan cronograma pastoral para la festividad de Nuestra Señora de La Paz

Redacción por 
 el 
Mié, 20 Ene | 2021
Comparte »
Fotografías por 
Cortesia
¿Te gusta?

Este domingo 24 de enero, se celebra el día de Nuestra Señora de La Paz, patrona de los trujillanos, en esta oportunidad las festividades en su honor se realizaran de manera virtual debido a la pandemia del Covid-19.

De tal modo que desde este jueves 21 hasta el sábado 23 la virgen estará recorriendo varios sectores del estado Trujillo para dar su bendición, no obstante el día central se le hará una Santa Eucaristía a puertas cerradas y transmitida desde las diversas radios y televisoras católicas del estado.

A su nombre desde hace seis días atrás se está realizando una novena de oración para la protección del estado Trujillo.

Sus orígenes

Los orígenes de la imagen de la Virgen de la Paz se remota probablemente al siglo VII, asociado con San Ildefonso de Toledo (606-667), un arzobispo de Toledo, España, destacado por su devoción a la Virgen María.

 La tradición relata que durante una noche de diciembre, Ildefonso entró en la Catedral de Santa María de Toledo, impresionado por una gran iluminación dentro del templo, a lo que reporta ver a la Virgen sentada en la silla del arzobispo, un acto que fue interpretado como aprobación a las enseñanzas de Ildefonso. San Ildefonso murió el 23 de enero, y el 24 de enero se ha dedicado a recordar el milagro.

Patrona de Trujillo

El nombre del monumento, del lugar y de la Virgen hace referencia a la leyenda de su aparición.

En el cerro llamado Peña de la Virgen, según cuenta la leyenda, fijada a finales de los años 1550, apareció la imagen de la Virgen María a varios vecinos del pueblo de Carmona. Con facciones muy originales y un gran ánimo de juventud, la joven aparecía caminando por las tardes a comprar velas para su lumbre, y fue en una pulpería donde unos hombres le preguntaron: “¿Por qué anda sola?”  y ella les respondería: “Sola no, sino con Dios, el sol y las estrellas”. Otra versión de la respuesta es: “Hijos no se les olvide que ando con Dios, mi protector”.

Al seguirle los pasos, los vecinos observaron que se ocultó entre una roca y de inmediato comenzaron a observar algunos destellos en la peña y descubrirían entonces de que no era una joven mortal que vivía en la comunidad, sino que era la Bienaventurada Virgen María.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.