Crisis económica se agudiza en el mes de agosto

Profesionales trujillanos: “Estudiamos, nos graduamos y ejercemos para ganar un sueldo que no alcanza ni para comer”

Redacción por 
Hebert Ruiz
 el 
Mié, 28 Ago | 2019
Comparte »
Algunos jóvenes optan por pausar sus estudios para dedicarse a la economía informal
¿Te gusta?

Varios profesionales trujillanos aseguran estar “decepcionados y frustrados” por el sueldo que ganan, donde no les alcanza para comprar los alimentos básicos y necesarios durante el consumo diario.

“Trabajar por vocación” es un argumento que ya no tiene validez en plena crisis que atraviesa el país; simplemente los profesionales exigen mejores ingresos económicos para “no pasar hambre”.

Un empleado de un comercio chino en la ciudad de Valera puede llegar a ganar más de Bs. 500.000 mensual, frente a un sueldo de 150.000 bolívares al mes que gana un Docente con altos grados de estudio.

“Jamás vamos a desprestigiar algún trabajo y todos tienen derecho, haya estudiado o no, de ganar un sueldo digno. Pero ciertamente nos molesta que tras pasar años de estudio, preparación y ahora que ejercemos la carrera, nuestro sueldo de profesional no nos alcance ni para comprar carne, huevos y queso juntos. Es inadmisible y realmente nos desanima en gran manera”, expresó Carmen Vázquez, una docente trujillana.

En las recientes semanas varios profesores renunciaron a su labor por los bajos ingresos que ofrece el Estado, quien de momento no ofrece cifras oficiales sobre los retiros voluntarios de docentes.

QUINCENAS DE HAMBRE

Un Ingeniero Mecánico que se hizo llamar “Carlos” y quien vive en Valera, contó que trabaja en una empresa del Estado, donde no quiso especificar más datos para evitar represalias, pero afirmó que su sueldo es totalmente insuficiente para cubrir sus necesidades.

“Ganó casi 160 mil bolívares al mes con todo el esfuerzo que hacemos en la empresa. Nosotros trabajamos y fuerte, pero ese salario de verdad es una vergüenza. ¿Qué hacemos con esa quincena de hambre? Apenas me alcanza para comprar una harina, algunas verduras y unos cinco huevos”, dijo el profesional.

PAUSAR LOS ESTUDIOS

Algunos jóvenes entre las edades de 17, 18 y 19 años, prefieren pausar el proceso de estudios universitarios para trabajar en los comercios valeranos.

Laura Araujo de 18 años de edad, quien reside en Carvajal, estudiaba el primer semestre de Administración de Empresa, pero dejó de cursar dicha carrera para trabajar. “Necesito costear mis estudios y mis padres no les alcanza para ayudarme. Así que decidí trabajar en un negocio en el Centro donde recibo mensual 500 bolívares más un pequeño combo de comida”.

Para Araujo, el estudio puede esperar “un par de años más”. “Estoy joven y sé que puedo reiniciar mis estudios más adelante, pero ahorita quiero trabajar. Yo veo a la gente que ya se graduó y ejercen pero ganan mucho menos que yo que no he estudiado universidad, entonces, ¿cómo creen que me animo? No digo que jamás lo haré, pero ahorita necesito dinero”, confesó.

La mayoría de empleados en los distintos comercios del Centro de Valera son adolescentes y jóvenes, donde dueños de empresas les mantienen bien remunerados para que no abandonen sus trabajos.

Entre tanto, los profesionales como Ingenieros, Administradores, Educadores, Enfermeros, entre otros, deben sobrevivir con un sueldo que, debido al incremento de la tasa del dólar, llega a los 2 dólares por mes.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.