Qué le espera al fútbol venezolano con la partida de Berardinelli

Redacción por 
 el 
Vie, 07 Ago | 2020
Comparte »
Fotografías por 
Cortesia
¿Te gusta?

Qué le espera al fútbol venezolano a nivel dirigencial después de la partida de Jesús Miguel Berardinelli Lezama, presidente del ente rector del balompié criollo…

No pudo superar el cuadro clínico que aquejaba al federativo, luego de ingresar el 22 de julio, a un centro asistencial privado de la capital del país, producto de síncope cardíaco, afectado por su detención el día 20, del que fue objeto en su residencia de San Felipe, estado Yaracuy, y llevado a los calabozos de la Policía Nacional Bolivariana en Caracas, sindicado de hechos de corrupción.

La semana pasada, en un extenso trabajo periodístico, Esteban Rojas, corresponsal de la Agencia Francesa de Noticias (AFP) en Caracas, quien ha venido siguiendo la pugna dentro del seno de Fevefutbol, daba cuenta de problemática, luego que Berardinelli pasó a ser el máximo dirigente federativo, ante la renuncia del anterior presidente Laureano González, que alegó problemas de salud para separarse del alto cargo e irse a España.

Surgen una serie de interrogantes ahora que la “piedra de tranca” ya no está, valga decir, la no presencia de Berardinelli: ¿Quién ascenderá a la presidencia de la Federación, tomando en cuenta que la Conmebol y la FIFA, reconocían como presidente al dirigente yaracuyano, prueba de ello el comunicado publicado el mismo día de su desaparición física, incluso el decreto de tres días de luto por su partida al infinito.?

¿Definitivamente quedaría el “camino expedito” para la elección de nuevas autoridades, especialmente el presidente de Fevefutbol y con ello la vuelta a la competencia del fútbol rentado venezolano, paralizado desde el pasado mes de marzo por la pandemia del coronavirus…?

¿Cuál sería  el potencial candidato a reemplazar a Jesús Beardinelli y si éste tendría el aval de Conmebol y FIFA, de llegar a concretarse su elección por parte de las más de veinte Asociaciones estadales de todo el país, junto a otros entes que hacen vida en el acontecer del fútbol, encargadas de elegir al nuevo mandamás del balompié nacional y el  vicepresidente primero?

Sin embargo, cada uno de estos interrogantes puede quedar en el aire, cuando cualquier mortal ingrese a la página web de la Federación Venezolana de Fútbol y se lee el artículo 73, aprobado en asamblea general el pasado 11 de marzo de 2020 en la isla de Margarita.

Este artículo 73 en tercer párrafo dice: en el caso de ausencia definitiva del presidente y vicepresidente primero, en forma simultánea, se convocará  a una asamblea eleccionaria conforme a lo previsto en el presente estatuto, para cubrir sus vacantes, en este caso Laureano González, quien renunció aduciendo problemas de salud y la de ida al más allá de Jesús Berardinelli.

La asamblea en cuestión tiene como integrantes a 140 miembros, concretamente los presidentes de cada una de las Asociaciones de estado, los presidentes de los clubes profesionales de Primera División y representantes de los entrenadores, los atletas, los árbitros, las féminas y los jugadores profesionales.

Por otro lado y de acuerdo al artículo 61, en el mismo estatuto, la asamblea en su numeral A, son convocados por el presidente del Consejo Directivo y en caso de ausencias por quienes hagan sus veces.

De acuerdo a la investigación periodística, no hay quien convoque a la asamblea estatutariamente hablando; que obliga a convocar a una asamblea eleccionaria y cumplido este requisito, se debe informar al poder electoral para que inicie el proceso eleccionario para suplir las dos vacantes hasta el final del periodo en marzo de 2021.

¿Qué pasará con el fútbol rentado…?

Aún con vida Jesús Berardinelli, la Federación y la Ligafutve ya habían nombrado a sus dos representantes para organizar un  torneo corto o relámpago, el cual quedó dividido en tres grupos, el A, B y C, el primero con 7 equipos en discordia y los otros con 6 combinados cada uno.

En principio el Grupo A tiene como sede la capital de la República, pero ante el rebrote del coronavirus en la gran metrópoli, se mudaría a Maturín, estadio Metropolitano; el B tendrá como sede Valencia, estadio “Misael Delgado” y el C en el estadio “Carolina” de Barinas.

Lo que tiene que ver con la parte competitiva, los equipos se medirán entre si bajo el sistema de todos contra a dos vueltas, para de allí sacar cuatro clasificado por el Grupo A, 3 por el Grupo B y 3 por el Grupo. Los 10 clasificados se medirán entre sí, para clasificar los 8 primeros, de donde saldrá el campeón absoluto y los 8 representantes a las Copas Libertadores de América y Sudamericana.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.