¡Sin dinero que alcance! Trujillanos sin acceso a una alimentación balanceada

Redacción por 
 el 
Lun, 13 Sep | 2021
Comparte »
Fotografías por 
Cortesia
¿Te gusta?

Alimentarse bien o en su defecto mantener una dieta balanceada rica en proteínas y minerales es todo un reto, por no decir imposible, para los trujillanos. Y es que, cada día los precios de los alimentos aumentan exponencialmente, lo que ocasiona que los ciudadanos solo compren lo necesario o lo que les alcance con el mísero salario mínimo de bolìvares 7 millones.

Muchas de las familias trujillanas han dejado de consumir proteínas: Carne, pollo, queso, por ejemplo, debido a los elevados precios de estos que varían de acuerdo al lugar y establecimiento donde se adquieran. Por lo tanto, la población consume lo poco que puede comprar para preparar, que en su mayoría, según testimonios de algunas personas, es arepa, pasta y sopa.

“Con lo poco que gano y lo que me manda mi hijo de Chile, lo que más compró para comer es pasta, harina y carne molida que es la más económica y es lo que más rinde”, expresó María Bracamonte, quien es docente de primaria, madre soltera con dos menores de edad a su cargo.

Un kilo de carne varía de bolívares 13 a 15 millones, el pollo entero bolívares 10 millones 800 mil mientras que, el kilo de este tiene un costo de 12 millones, “todo depende del negocio donde se compre la comida” alegó Bracamonte, quien afirma que prefiere esperar a las semanas flexibles para trasladarse al centro de la ciudad de Valera para poder comprar más económicos los productos.

“Si compró en los abastos de por aquí me sale más caro todo. Mientras que, en Valera compro una harina en 3 millones 200 mil, por mi casa sale en 4 millones, es algo con lo que uno se ahorra”, continuó expresando Bracamonte, quien reside en el municipio San Rafael de Carvajal.

Es así como los trujillanos no han tenido otra opción que volverse selectivos a la hora de comprar alimentos pues, sólo adquieren aquellos productos que puedan costear con el poco salario que ganan.

“En mi casa se come por lo menos tres veces a la semana sopa de verduras, pues sale más económico que comprar carne o pollo” testificó por su parte Pedro Camacho, también residente de Carvajal. 

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.