Trujillanos cambian sus hábitos en el consumo de alcohol.

Redacción por 
 el 
Sáb, 19 Oct | 2019
Comparte »
Ante una crisis económica que cada día asfixia más al venezolano, los trujillanos cambian las bebidas tradicionales como la cerveza y el ron, por bebidas artesanales o de poco consumo en años anteriores

Aunque pasar por una licorería en cualquier lugar del Estado, no reviste ninguna novedad por la cantidad de personas que en ella se ven, sobre todo los fines de semana, la crisis económica si les ha hecho mella a los comerciantes del ramo de bebidas alcohólicas.

La cerveza, anteriormente reservada por lo general para los más jóvenes o las clases más populares, se ha convertido en todo un lujo, y es un anhelo para quienes los viernes en la noche se reunían a la salida del trabajo a conversar en torno a unas cuantas cajitas de la bebida bien fría.

Ante la compleja situación económica, cada vez menos venezolanos pueden pagar los altos precios del alcohol. La inflación hace que todas las semanas el licor aumente sin control, ya que los comerciantes pueden colocar el precio a su discreción.

Una licorería en el centro de Valera puede vender a la semana 45 cajas de cerveza, con un promedio de 8 cervezas por persona, un día viernes, con un costo aproximado de Bs. 8.500 cada una y el precio por caja en Bs. 285.000

Mientras que otra licorería ubicada en Carvajal, una caja de cerveza puede costar Bs 324.000 con mayor consumo los días viernes y sábado y un promedio de ventas de 60 a 70 cajas semanales.

Pedro Briceño, propietario de una licorería, comenta: “Antes la cerveza la consumían en su mayoría obreros, trabajadores de la construcción y hasta del aseo urbano, ahora nuestros clientes son los comerciantes, los que ven el dinero a diario” con esta afirmación coinciden los propietarios de otras licorerías entrevistados.

En el año 2011 cuando comencé con el negocio llegaba a vender hasta 600 cajas semanales, ya en solo 8 años el consumo ha bajado hasta 60 cajas semanales, afirma José Gregorio Matheus.

En los pasillos de algunos supermercados en Valera donde están ubicados los licores, es poca la variedad que se consigue, más sin embargo por lo general estas bebidas se consiguen a menor costo que las propias licorerías.

Los trujillanos ahora cambiaron el ron y la cerveza, por licores como la sangría, el cocuy y el llamado en nuestra región Sanjonero, ya que el costo es más accesible y al compartirlo con amigos se gasta mucho menos, este mismo patrón se repite en los consumidores del tabaco, ya que los cigarrillos pueden variar de un local a otro en precios que van desde 45 mil a 64 mil la caja de 20 cigarrillos.  

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.