Comerciantes realizan transacciones comerciales en moneda extranjera

Trujillo comienza a percibir una economía dolarizada en la entidad

Redacción por 
Hebert Ruiz
 el 
Mar, 09 Jul | 2019
Comparte »
“Todo esto es producto de un proceso hiperinflacionario que ha destruido la confianza de nuestro signo monetario y que hace que migremos al dólar como mecanismo de protección”
¿Te gusta?

Trujillo está comenzando a percibir una economía completamente dolarizada en la entidad, donde transacciones comerciales generalmente son realizadas en moneda extranjera. Desde ventas de casas y autos hasta la compra de una hamburguesa, son manejadas con billetes norteamericanos.

El economista trujillano, Elis Blanco, aseguró que hay dolarización de facto en la economía del país. Este fenómeno, agregó, viene impulsado por la hiperinflación que está agobiando la economía de Venezuela y hace que el bolívar, como sistema de pago vigente, quede desplazado para dar lugar al dólar como medio de transacción o como referencia monetaria.

“Todo esto es producto de un proceso hiperinflacionario que ha destruido la confianza de nuestro signo monetario y que hace que migremos al dólar como mecanismo de protección en el cual no solamente sostenemos precios, sino que tienen cómo reponerla cuando les toque adquirir nueva materia prima o inventario”, explicó Blanco.

El comerciante o empresario trujillano que debe renovar su inventario o reponer su materia prima, le es mucho más fácil hacer transacciones en moneda dura al desconfiar del bolívar por su devaluación.

Ya este cono monetario no tiene vigencia sin cumplir un año de expedición, tal es el punto que han añadido nuevos billetes pero no en los volúmenes ni cantidades suficientes”, recordó.

La afectación en las plataformas tecnológicas hace que comerciantes realicen negocios en moneda extranjera como medio más seguro.

El experto considera como principales causas la hiperinflación y un sistema de pago “destruido y una desigualdad” que se registra de manera contundente.

 Recientemente en unos estudios realizado en Caracas, apenas un 30% de la población está teniendo divisas vía remesas o ingresos provenientes en dólares. El 70% de la población no está recibiendo dólares en divisas”, reveló el economista.

Blanco advirtió que estas condiciones antes mencionadas en el estado Trujillo se pueden agudizar. “Esa brecha entre quienes reciben divisas y no, puede abrirse e incidir en clases sociales y causar empobrecimiento masivo a un resto de la población que no recibe dólares, gana en bolívares y no puede comprar nada”, aseveró.

LA HIPERINFLACIÓN PULVERIZA

La hiperinflación es un fenómeno de pulverización de los medios adquisitivos y de las formas de pago, de acuerdo al experto en economía, quien añade que además genera una pérdida de confianza en el bolívar.

“Muchos comerciantes no quieren recibir billetes de bajas denominación. Todo esto migra a un sistema sólido en el mundo como el dólar”, indicó.

Elis Blanco comentó que el estado Trujillo es un caso particular porque es una entidad productora, agrícola, pecuario y ganadera.

Esta población tiene menos acceso a la tecnología y la gente tiene menos cultura financiera. Si en el país hay un 30% de la población que recibe divisas, Trujillo estaría accediendo a un 15% o cuando mucho a un 20%, esto lanzaría hacia la pobreza a un grueso importante de la población”, advirtió.

ECONOMÍA INFORMAL DOLARIZADA

Los comerciantes y empresarios no cotizan el dólar como lo determina el Banco Central de Venezuela aun cuando esta entidad estatal supuestamente liberó los tipos de cambio. “Así que los comerciantes utilizan de referencia el mercado negro para proteger el valor de su mercancía, porque de esta manera protegen sus productos diariamente”, resaltó.

Anteriormente se veían transacciones con venta de casa o vehículos, ahora se percibe en restaurantes, panaderías y hasta ventas de comida rápida, donde una pizza o una hamburguesa la ofrecen o pagan en dólares.

NO FUNCIONARON LOS CONTROLES

“Hace un tiempo atrás veíamos controles de precios a través de varios organismos que hoy están desmantelados y ya no están pendiente de las tarifas”, acentuó Blanco, quien afirma que estos organismos perdieron la autoridad porque precisamente estas medidas, han sido los que han llevado a la economía a perder todos los incentivos.

“Estos organismos como Sundde, GNB, Seniat… hicieron que se perdieran los indicadores que como un sistema, requiere que tenga incentivo. Un productor necesita dedicarse a lo que sabe hacer y que la economía fluya en precios y volúmenes de producción”, comentó.

Las acciones internacionales sobre Venezuela han disminuido debido a la pérdida de confianza en el país, donde prácticamete la nación tiene negada el acceso al crédito extranjero que se genera vía divisa, la cual se ha convertido también en un bien escaso.

“El principal generador de divisas del país es el estado por la vía de exportación de petróleo, por ejemplo. Entonces al no haber esta generación de divisas, surgen las alternativas como la de aquellos venezolanos fuera del país que les envían dinero a sus familiares”, argumentó.

Ningún banco en Venezuela abrió una cuenta en moneda extranjera aun cuando en la legislación venezolana está permitida, cuestionó Blanco. “Aquí pocos sabían que era BOFA o como abrir una cuenta Banesco Bank; sobre el City Bank, etc.  Esa cultura hacia esa dolarización de la economía ha cambiado porque ahora cualquiera hace transacciones en moneda extranjera y eso es una avance”, estimó.

Contrario a eso, el sistema monetario del país está en plena crisis. “En Venezuela cada 10 meses hay que cambiar los signos monetarios y cada 14 días se van duplicando los precios de los productos”, señaló el experto.

De acuerdo a Blanco, esta tendencia se va a ir resultando demoledora. “Apenas en una quincena todo se devalúa y esto es grave para una población que apenas está al nivel de subexistencia donde perciben 5 dólares al mes como sueldo mínimo”, finalizó.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si eres un visitante humano o no y para evitar el envío automático de spam.