Se encuentra usted aquí

Publicado: Viernes 16 de Diciembre del 2016.

La casa San Pedro Alejandrino y otras casas

Eduardo Barrios* - La hacienda San Pedro Alejandrino llamada en tiempos coloniales “La Florida de San Pedro Alejandrino” perteneció al canónico de la Catedral de Santa Marta, Francisco Godoy. A su muerte pasó a manos de sucesivos dueños.

 

El 9 de enero de 1808 la posesión fue vendida al caballero español don Manuel Faustino de Mier y Terán por la suma de 11.775 pesos. El señor antes mencionado, debido al mal manejo de sus negocios comerciales y agrícolas, adquirió numerosas y cuantiosas deudas que lo obligaron a declararse en quiebra. Motivo por el cual, el 1º de octubre de 1808, el tribunal correspondiente, adjudicó la hacienda a don Joaquín de Mier y Benites por un monto de 19.214,50 pesos.

 

En aquella época constaba la hacienda de 30 fanegadas de tierra y una acequia de regadío. La casa de hacienda, espaciosa y tranquila, rodeada de pequeñas construcciones para el procesamiento de caña de azúcar o dormitorio de esclavos, establos y pesebreras. Allí vivió el nuevo propietario y a aquel sitio llegó el 6 de diciembre de 1830 el Libertador, que a sus 47 años parecía un anciano y agonizaba en Santa Marta.

 

Desde la llegada a la ciudad, Bolívar pedía que se le llevara al campo con la esperanza de sanar su cuerpo físico con la soledad y el aire puro de dichos parajes, poblados de frondosos tamarindos, que para el año 1930 todavía existían.

 

Después de la muerte de su propietario, en el año 1861, la hacienda se vino a menos. Las casas estaban en ruinas, la capilla abandonada, los jardines destruidos y las tierras de labranza cubiertas de monte y culebras. Hasta las aguas se secaron desviadas por los moradores del caserío.

 

Según el historiador colombiano Luis Cuervo, desde 1890 hasta 1930 se cometieron numerosos errores en la restauración de la casa hasta quitarle el aspecto colonial que tenía la casona en 1830.

 

Hace 186 años llegó a este caserón el Libertador donde agonizó y falleció no pobre pero sí con muchos menos bienes de los que tuvo, ya que varias de sus posesiones cayeron en el abandono y otras fueron objeto de embargos, secuestros o confiscaciones por parte de sus enemigos entre ellos Domingo de Monteverde, José Tomás Boves y Pablo Morillo.

 

De acuerdo al libro “Los Albergues del Libertador”, Simón Bolívar habitó otras casas en Colombia muchos años antes de 1830. Tales como: la casa de la calle San Agustín, en Cartagena, en 1812. Esta fue la primera casa donde vivió el Libertador al llegar a esta ciudad. Luego habitó en la casa de Gutiérrez de Piñeres en Mompós, en el mismo año. Posteriormente se residenció en la casa de las Ibáñez, en Ocaña, en 1813. Luego en el año 1822 vivió en la casa de hacienda de Japío y en la casa de hacienda de El Troje, en El Cauca. También vivió ese mismo año en la casa de José Rafael Arboleda, en Popayán y en la casa de hacienda del mencionado en Calibío en 1826. Y en otras moradas durante su peregrinar por las hermosas tierras colombianas.

 

*Sociedad Bolivariana Estudiantil (EB Tosta García). Nota: Todos los datos fueron tomados de Cuervo, Luis Augusto, 1983.

Ranking: 
Sin votos (todavía)

TE PUEDE INTERESAR

Contacto Directo

CARACAS: Av. La Estancia C.C.C. Tamanaco Torre A Piso 5 Ofic. A-503 Chuao.
Atención al Cliente: Telfs: (0212)959-1120 / 959-5916 / (0414)733-9128

VALERA: Av. Caracas c/calle Buenos Aires Edif. El Tiempo.
Atención Cliente: Telfs: (0271)225-3656 / 225-3657 / 225-6846 / (0414)3714191

Contacto Online

Síguenos En

Twitter icon
Facebook icon